Las 5 Leyes Biológicas – Primera Ley Biológica: Ley Fèrrea del Cáncer y de las enfermedades Oncoequivalentes

A modo de introducción sobre las 5 Leyes Biológicas

La nueva medicina es una ciencia natural empírica (se basa en la observación) basada en 5 leyes biológicas, estas se aplican a cada patología del ser humano o de los mamíferos, siempre, en la más estricta aceptación de las ciencias naturales.

La salud no es la ausencia de enfermedad, sino una forma de entrar, de estar, en este mundo que integra la enfermedad en la historia humana y la dinámica general de la evolución. La enfermedad tiene así un significado, una importancia evolutiva sobre los niveles individuales y colectivos, que debemos reaprender a conocer, aprender a reconocer. La curación no es la victoria sobre una enfermedad, sino la resolución de una necesidad y el acceso a un nuevo equilibrio donde cada uno está en su lugar apropiado.

La idea central de lo que descubre Hamer es que la enfermedad es otra cosa diferente a lo que habíamos creído que era, no es un error, es un cambio adaptativo con amplio sentido biológico. No quiere decir que los procesos observados por la medicina no existan, sino que con la nueva medicina podemos entender que es lo que los rige y que los retroalimenta.

Los procesos naturales van a suceder creamos en ellos o no, sencillamente sucederán porque son parte de la naturaleza y la naturaleza misma, la naturaleza está más allá de la creencia.

Las leyes biológicas descubiertas por Hamer explican el origen, desarrollo y recuperación natural del fenómeno biológico llamado enfermedad.

La nueva medicina y sus 5 leyes basan sus principios en:

Ontogénesis: proceso individual en el desarrollo biológico.

Filogénesis: lo que nos liga a los demás organismos a nivel biológico.

PRIMERA LEY BIOLÓGICA – LEY FERRÉA DEL CÁNCER Y ENFERMEDADES ONCOEQUIVALENTES

Primer Criterio – Todo programa psiconeurofisioanatómico es una adaptación biológica con amplio sentido para la supervivencia de un organismo (SBS), se activa por un evento determinado y su percepción (DHS), el cual se vive como extremadamente agudo (se vive en segundos), intenso (el nivel de brutalidad será un ingrediente de la masa conflictual), grave y dramático (rebasa la capacidad de respuesta de la persona), inesperado (en un contexto donde no habría de suceder) y vivido en soledad (no comunicarlo, no compartirlo o hacerlo pero no sentirse escuchado o acompañado), tal programa busca ayudar al organismo en cuestión a cubrir una necesidad biológica generando en el adaptaciones a nivel psíquico, cerebral y orgánico. Una experiencia puede tener todas las características y no generar la activación, lo que marcara la diferencia es a capacidad que tenga la persona para digerir e incorporar la experiencia.

Según Freud, el trauma es una excitación del SNC que no logro ser canalizada por medio de la función motriz.

El SBS es una reacción posterior a un accidente o situación de emergencia a la cual el organismo no pudo reaccionar en primera instancia, esta reacción-adaptación es lo más sensato dentro de la biología, aunque pueda no serlo en el ámbito humano. El SBS es la posibilidad que la naturaleza le dio al ser humano para equilibrar nuevamente su estado interno.

Hay 3 posibilidades viables de respuesta ante un DHS: luchar o atacar si se percibe que es viable ser victorioso, escapar o huir cuando la primera opción no es probable, y paralizarse o hacerse el muerto cuando ninguna de las anteriores es posible, esta última puede funcionar como estrategia de escape, pero se corre el riesgo de entrar en inhibición de acción si posteriormente no se aplica una alternativa diferente. Hay 2 posibilidades de inhibición de acción: la primera es no hacer nada y la segunda es estar haciendo algo que no representa una solución al conflicto que se vive.

Comportamiento de inhibición de acción (Henry Labrorit): aprender que toda acción es ineficaz, lo cual genera inicialmente una rendición ante la situación, en consecuencia a esto, se activa el SBS con la intención de ayudar al organismo a tener mayores elementos para salir del “problema” (perturbaciones biológicas) y posteriormente la «enfermedad».

Segundo criterio: el sentir biológico o percepción de la situación (es un sentir animal e inconsciente, nada racional) determina el órgano del cual se requiere una activación especial y en consecuencia el área del cerebro que se necesita activar por ser correspondiente a dicho órgano y/o tejido, en está área cerebral encontraremos un Foco de Hamer.

Sobre el evento desencadenante debemos de saber que según la percepción de necesidad dentro de la situación es el SBS que se activará, de forma que una misma situación no siempre activa el mismo programa, pero cuando un mismo programa está activo sabemos que la percepción fue similar.

No solo una misma situación puede desencadenar procesos diferentes en cada persona, sino que una sola situación puede desencadenar varios procesos orgánicos simultáneos en la misma.

Del cerebro inervan terminaciones nerviosas que van a los órganos y tejidos del cuerpo, todo el tiempo se mantiene dando los impulsos necesario para el normal funcionamiento del organismo y cuando es necesario envían los impulsos necesarios para activar el ”programa de emergencia”, estos programas han sido desarrollados durante millones de años de evolución debido a las transformaciones del ambiente y la correspondiente necesidad de adaptación.

Después de que el SBS está activado, todo lo relativo a la situación se percibe con los lentes de la situación vivida, es decir, todo se interpreta con la temática relacionada al sentir biológico, esto tiene una repercusión importante, pues esta forma predeterminada de percibir no hace más que confirmar la percepción inicial generando un círculo vicioso que poco a poco encierra más a la persona en su proceso mental.

Las circunferencias a las que llamamos “Focos de Hamer, en la fase de estrés son tentativamente ondas electroquímicas (basándonos en la naturaleza sináptica neuronal) pero que a nivel orgánico posiblemente generan «ulceración plana», la cual es rellenada tras el cierre de esta primera etapa (al verse cubierta la necesidad), en este momento es que se genera el edema. El edema en PCL puede tocar otro relé cerebral y activar ciertos procesos orgánicos al relé correspondiente, pero estos serán más leves y a reserva de que el cambio orgánico no le generé un nuevo DHS a la persona, la recuperación es más rápida.

La activación biológica se da en aquel momento en que el individuo se enfrenta ante una situación que no preveía y que lo toma desprevenido, lo cual activa un programa de supervivencia, esta activación y dicho programa son inherentes a la naturaleza y por tanto no son ni buenos ni malos; la mayor parte del tiempo nos comportamos inconscientemente como un animal, la mayor parte de nuestro comportamiento es biológico.

El objetivo del SBS que se activa con el choque es adaptar psique, cerebro y órgano para resolver la situación. La mayoría de los choques biológicos son experimentados inconscientemente.

Genética, epigenética, campos mórficos y biología de la creencia: la carga genética de todo ser viviente no determina las condiciones en las que este se va a desarrollar, ni siquiera es un factor condicionante fundamental, lo que le condiciona como organismo vivo es su entorno físico y energético.

Los genes no son más que los planos para una posible formación y función de la célula, tejido u órgano, pero el como desarrolle su papel la genética depende enteramente del entorno; es la percepción del entorno lo que pone en marcha el mecanismo de vida de la célula.

La célula (y los animales) busca un entorno que promueva su supervivencia y evita aquellos que le resultan tóxicos u hostiles, lo hace a través de la percepción y análisis de los estímulos que le llegan de fuera, y como respuesta a estos, genera las respuestas apropiadas para asegurar su supervivencia, este es el papel de los genes, en ellos se encuentran escritos todos aquellos programas que en la historia de la biología han servido a la especie para solventar la situación presente.

“Por consiguiente, recreamos inconscientemente la misma tensión que prevaleció en el pasado porque representa para nosotros algo que es sabido; si tu padre y tu madre siempre reaccionan con ansiedad y preocupación a determinada situación tu no tuviste otra elección que dar por sentado que esta forma era la única, es un círculo vicioso que debe ser roto”; de generación en generación repetimos los patrones que ha habido en nuestra familia, tanto como por aprendizaje e imitación a nivel mental, emocional y conductual como por conveniencia, pertenencia y supervivencia a nivel genético-energético-biológico, pues en nuestros genes están registrados los programas biológicos que han sido mayormente utilizados por nuestros ancestros según el entorno en el cual vivieron, esta información a nivel biológico nos es vital pues le permite a nuestro organismo estar «equipado» para lo que viene en vida, pero debemos saber que depende enteramente del entorno que el gen se manifieste o no. Esto es la base genética del “DHS”.

Las respuestas de los individuos a las condiciones del ambiente que perciben sus madres antes del nacimiento les permite organizas su desarrollo genético, las futuras experiencias en casa durante el crecimiento, proporcionan los estímulos que irán modificando o confirmando la necesidad mantener la dirección de evolución en el vientre de la madre, podemos decir entonces que los comportamientos, creencias y actitudes que vemos en nuestros padres generan aprendizajes (a la vez estimulan la información genética previamente adquirida) como modelo de respuesta apropiada al entorno que a nivel interno, generan rutas sinápticas que llegan a funcionar incluso de modo automático ante ciertas situaciones.

Los genes no pueden programar con antelación la función de la célula, ya que la supervivencia de esta depende de la capacidad que tenga para adaptarse de forma dinámica a un entorno que cambia continuamente; la función de la membrana celular es justo la de interactuar con el entorno para generar la respuesta conveniente, partiendo de este punto podemos afirmar que el verdadero cerebro de las células es la membrana y no el núcleo. El núcleo es sólo el disco duro donde esta guardada la información, mientras que la membrana es la que permite adaptar y mantener viva a la célula pues es quien se encuentra en contacto con el entorno y envía señales al núcleo sobre los “programas” que debe activar.

A través de la experiencia de estas situaciones y la aplicación de estas respuestas, la célula registra ciertos programas o funciones como “más útiles” para que su descendencia tenga acceso prioritario a estas, esta “escritura” se realiza en los genes, estos últimos no son más que la memoria física de las experiencias que ha tenido el organismo. La verdadera supervivencia de la célula está directamente relacionada con la velocidad y eficacia de la transferencia de información a modo de energía.

Los comportamientos reflejos adquiridos durante la evolución se trasmiten a la descendencia a través del código genético como un informe de las necesidad básicas de respuesta al entorno, presuponiendo que la el descendiente se encuentre en el mismo entorno, de no ser así, a pesar de haber dicha predisposición a una respuesta, se activará la respuesta más apropiada al entorno en que se encuentra. De hecho si la persona a lo largo de su vida cambia por completo el entorno y aprendizaje heredado sus genes se “reescribirán” con la nueva información.

Los pensamientos positivos tienen un papel muy poderoso sobre el comportamiento y la genética, pero sólo cuando estos pensamientos están sustentados en las creencias profundas de la persona.

No hay pruebas científicas de que las enfermedades se transmitan por genética, todo es mera especulación, desde luego que hay rasgos físicos que se transmiten, incluso ciertas predisposiciones a la enfermedad, pero no la enfermedad misma. Lo único que se transmite, incluso a nivel genético es el patrón de respuesta.

Tercer criteriotodo SBS corre sincrónicamente a nivel psique (determina el avance de los otros 2), cerebro y órgano, siempre y cuando se cubra la necesidad y no se presenten recaídas. En ocasiones la parte psíquica, en otras la física y en otras la cerebral serán más intensas y/o manifiestas.

Cuando hay una activación biológica siempre hay sub-productos de los 3 niveles: en psique encontramos cambios en el modo de pensar, en las sensaciones, emociones y sentimientos, en la percepción y una modificación del comportamiento; en cerebro encontramos los supuestos tumores cerebrales con sus posibles repercusiones a nivel orgánico y sintomático; y en órganos encontramos modificaciones anatómicas, químicas y fisiológicas; a nivel generalizado encontramos cambios en el flujo energético del organismo; el gran problema de las medicinas es que se busca tratar solo los sub-productos y no la raíz de estos.

Sobre las activaciones biológicas y las dificultades emocionales: algo que debe quedar muy claro es que el estrés psicológico SI puede predisponer a una persona a cierto choque biológico, es decir, las experiencias previas (improntas) o las experiencias actuales sensibilizan ciertos aspectos psicológicos de la persona y facilitan que determinado SBS se active. Las emociones «tóxicas» cansan y perturban los ritmos biológicos lo cual genera una sensibilidad aumentada o predisposición a ciertos conflictos; una vez sanadas estás situaciones es más viable instalar recursos que faciliten la solución de la activación biológica.

Nuestro corazón emite impulsos eléctricos 100 veces mayores a los del cerebro, la activación biológica es algo vibracional en la naturaleza y la recepción de esta onda vibratoria que procede de la activación biológica afecta directamente a las ondas vibratorias del corazón y tiene efecto vibracional directo en el cerebro de donde se desencadena el “desorden vibratorio” en todo el organismo. El DHS es un relámpago que impacta en la antena vibratoria de cuerpo (el corazón) y esta transmite instantáneamente el mensaje al cerebro quien arranca el SBS pertinente.

“La vía real que recorren las emociones comienza exactamente en el pericardio, el cual tira de los ganglios estrellados activando a partir de ellos todo el sistema simpático y nervioso; la mínima emoción provoca una reacción del pericardio que se transmite instantáneamente al sistema nervioso neurovegetativo creando una reacción más o menos intensa y normalmente generalizada con una descarga masiva del sistema simpático” – Viva Pericardio Libre de Montserrat Gascón

Hay dos redes (en la arteria subclavia) que tienen que ver con las descargas eléctricas que se transfieren al cerebro a partir del corazón cuando hay un choque, en esto reside el inicio del SBS.

Sobre los rieles: los rieles son memorias sensoriales que quedan registrados al momento del evento desencadenante (son los elementos que inconscientemente se asocian con el suceso a través de los sentidos, incluso aunque no tengan que ver directamente) y que al momento de presentarse de nuevo reactivan la respuesta orgánica propia del SBS; de esta forma concluimos que los rieles son los responsables de las enfermedades crónicas, enfermedades recurrentes o alergias. La función del riel es advertir que viene un posible peligro y entonces preparar al organismo para evitarlo o enfrentarlo.

Todas las alergias tienen el mecanismo de los rieles y el tipo de alergia manifestado nos dice la activación biológica original a la cual están enlazados dichos rieles. El problema de las alergias no es re-experimentar algo parecido, sino el hecho de no tener la situación raíz resuelta.

Cuando alguien experimenta una primera activación biológica, el cerebro se pondrá en alerta máxima y registrará los rieles, pero no habrá desarrollo biológico, cuando la persona se ve expuesta a un riel de esta activación o reexperimenta una nueva activación biológica en un contexto similar al primero, veremos un desarrollo biológico real.

Cuando cubrimos la necesidad que se había visto insatisfecha, debemos asegurarnos de eliminar o gestionar también todos los rieles asociados para evitar las recaídas recurrentes, de forma que es importante investigar también cuales son los posibles rieles que tiene la persona.

Los rieles asociados al cerebro antiguo tienen que ser eliminados contundentemente, los asociados al cerebro nuevo pueden ser trascendidos de forma más intelectual o a través de mantenerse consciente del proceso, esto es así porque a diferencia del cerebro nuevo, el cerebro antiguo es primariamente instintivo.

Hay dos tipos de rieles: los que mantiene fase activa pendiente (reactivación constante por rieles omnipresentes) o solución pendiente (rieles que generan una reactivación de FA muy corta y una entrada posterior a la fase sintomática). Los rieles pueden ser tanto vivir una situación nuevamente como el simple hecho de tener constantes recuerdos o elementos que nos recuerdan la situación.

Los rieles no desaparecen automáticamente, hay que identificarlos y erradicarlos (al menos los más fuertes) pues su presencia puede reactivar el programa. Los rieles se anclan al momento de la activación y sería interesante descubrir si ante posibles nuevas activaciones causadas por el riel de la primera activación pueden agregarse nuevos rieles.

Debemos saber que también al momento de la “resolución” pueden quedar registrados rieles que después podremos utilizar para mantener el proceso reparativo activo; de igual modo, en cualquier otra fase que se active un SBS concomitante podremos encontrar que se registran rieles que activan o mantienen los síntomas del primer programa.

Lateralidad Biológica:El test del aplauso es una forma exacta de determinar la lateralidad biológica la cual no se corresponde necesariamente con la mano que escribimos. Durante el test del aplauso, tentativamente la mano que queda arriba es la dominante, aunque puede darse que la mano que queda abajo sea la que golpeé y en este caso esa es la dominante.

Debemos hacer la diferencia entre lateralidad biológica y lateralidad motriz, pues en cuestión motriz el 90% de la población es diestra, pero en cuestión biológica lo son solo el 50%

La lateralidad es aplicable a muchas enfermedades, pero no a todas, aunque como indicador sabemos que para un diestro una enfermedad que se desarrolle en el lado derecho de su cuerpo representaría a su parte aliada (padre, hermanos, amigos, compañeros de trabajo, pareja, mascota), la enfermedad desarrollada en el lado izquierdo representaría su parte maternal (madre o hijos); para los zurdos las cosas funcionan de forma inversa.

Otra regla aparte es que la parte delantera del cuerpo representa situaciones como «no me lo quiten, no quiero perder el contacto» y la parte trasera del cuerpo «quítenmelo, no quiero contacto». La parte frontal de las piernas es en realidad la parte interior de estás, debido a la posición embrional originaria. (Está regla solo aplica en epidermis).

Todo lo que está por enfrente de la persona (en piernas la parte interna y en rodillas la externa) la persona lo percibe como «no quiero perder contacto», todo lo que está por detrás (en piernas la parte externa y en rodillas la parte interna) se percibe como «rechazo o no quiero contacto).

Comments are closed.