SEGUNDA LEY BIOLÓGICA – LEY DE LA BIFASIA DE TODOS LOS PROGRAMAS BIOLÓGICOS

La ley bifásica de todos los programas especiales de la naturaleza con pleno sentido biológico dice que todo SBS cursa en 2 fases, siempre y cuando se cubra la necesidad que desencadeno el proceso, el SBS corre en los tres niveles de forma sincrónica.

Antes de la activación del programa estamos en normotonía, la cual corresponde a una intercalación simpaticotonía (SN Simpático) y vagotonía (SN Parasimpático) por el día y la noche.

Los sistema simpático y parasimpático son parte del sistema nervioso autónomo, el cual se encarga de los procesos automáticos del cuerpo, particularmente los procesos de actividad y reposo respectivamente.

En el momento en que se produce la activación la persona pasa a una situación de simpaticotonía permanente (fase de estrés) que tiene como finalidad que el cerebro este activo a través de un alto flujo de sangre que lo mantiene activo para encontrar lo más rápido posible una solución, al mismo tiempo el organismos realiza adaptaciones que le permitan salir lo más rápido posible de la situación.

 DHS – Se refiere al impacto que recibe el organismo tras el evento y a la percepción del mismo, la cual inicia determinado programa (SBS); Si la activación es demasiado intensa podemos encontrar Focos de Hamer que tengan repercusión en relés cercanos sin la necesidad de una situación determinada que los active, sus manifestaciones son mínimas y normalmente las encontraremos en epicrisis.

Masa Conflictual – Concepto relacionado a la carga nerviosa y su consecuente desgaste orgánico que genera la situación experimentada, la masa conflictual está definida por la duración e intensidad (depende de la percepción individual) del proceso activo; entre mayor masa sea generada durante la fase de estrés, mayor crecimiento del edema cerebral habrá y en consecuencia mayor sintomatología durante la fase de reparación, todo lo mencionado tiene como consecuencia una crisis curativa más aguda.

 Fase de estrés – Sistema Nervioso Parasimpático Activo – Fase fría (Fase Activa)

Psique – Constantemente pensando en la situación, emocional y mentalmente en estrés permanente por la situación vivida.

Sistema Vegetativo – Estrés permanente, pérdida de sueño, peso y apetito, sudoración, ritmo cardíaco acelerado, presión alta, manos y pies fríos, lentificación del sistema digestivo.

Cerebro – FH manifestado como anillos concéntricos bien diferenciados donde el centro es el punto exacto que se corresponde con un órgano específico del cuerpo que requiere ser puesto en actividad especial.

Órgano – aparece un Foco de Hamer y el órgano modifica su función (hiperfunción o hipofunción según la capa embrional) para adaptarse la situación biológica percibida.

Solución –  El momento en que la necesidad biológica se ve cubierta; así como el DHS se da un momento inesperado, la solución aparece del mismo modo, independientemente de que la persona realice una acción concreta para “solucionar”, el momento de la relajación llega de forma inesperada en ese mismo momento o en uno posterior.

Fase Reparativa Inflamatoria/Infecciosa – Sistema Nervioso Parasimpático Activo – Fase Caliente (PCLA)

Psique – Sensación de alivio.

Sistema Vegetativo – Vagotonía constante, recuperación de sueño pero sin ser reparador, leve regreso del apetito, fatiga, debilidad, recuperación de peso, dilatación de los vasos sanguíneos, disminución de la presión arterial, aumento de la temperatura corporal, extremidades tibias.

Cerebro – Foco de Hamer manifestado como un anillo blanquecino que rodea el área en la cual se está formando el edema, aparecen dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, acumulación de líquidos u otros síntomas por activación mecánica de relés cercanos debido al edema.

 Órgano -Aparición del edema que aporta nutrición y espacio propicio para la reparación, dolor e inflamación (todas las sintomatologías que terminan con “itis”(inflamación)), acción de microorganismos.

La persona desea dormir todo el tiempo (la persona normalmente se despertará cuando salga el sol pues aún hay una memoria antigua que nos despierta para mirar si no hay depredador).

En la parte más baja de la curva en Pcla es donde mayor cansancio hay y el organismo comienza a generar descargas eléctricas que desatan la epicrisis, está primera curva a nivel sintomático es la más peligrosa y es justo durante ella cuando la naturaleza pone a prueba al organismo.

Crisis Curativa – Sistema Nervioso Simpático Activo – Crisis aguda (Epicrisis)

Psique – Puede haber sensaciones que recuerdan la activación (en caso de que se esté despierto) o pesadillas relacionadas (si se experimenta dormido).

Sistema Vegetativo – Estrés momentáneo, vasoconstricción, presión arterial aumentada, reducción del azúcar en sangre.

Cerebro – el edema cerebral es expulsado pues ya no es necesario, la expulsión de este generará síntomas muy particulares y en ocasiones dramáticos (dependiendo del órgano en cuestión y de la masa conflictual), comienza una fase urinaria que tiene como finalidad eliminar el líquido ya innecesario (comúnmente esto sucede durante la noche).

Órgano – Respuesta simpaticotónica correspondiente a cada órgano

Consiste en un pico de simpaticotonía (reactivación breve del “conflicto” que normalmente se da durante la noche que es cuando el organismo está más vagotónico), la función de la Crisis Curativa es generar una descarga muy intensa de electricidad que saque al organismo de la profunda vagotonía en que se encuentra, el cuerpo iniciara a expulsar el edema cerebral a través de vasoconstricciones y comenzará la eliminación de desecho residual y posteriormente con la cicatrización del proceso; su duración puede ser de segundos hasta un par de horas dependiendo de la capa embrional y si se presentan “rieles”.

Si un episodio de epicrisis no es suficiente para comprimir el Foco de Hamer, habrá un segundo intento o los necesarios hasta cumplir con la tarea de la eliminación del edema.

La Crisis Curativa será mucho más llevadera cuando durante la fase inflamatoria/infecciosa se aplican intervenciones que ayuden a reducir el edema cerebral, estas intervenciones irán relacionadas con la aplicación de simpaticotónicos suaves de cualquier tipo, que reduzcan la vagotonía sin detener el proceso biológico. Además, es común que durante la crisis haya una bajada importante de azúcar, lo cual hace muy válido la aplicación de glucosa para compensar el proceso.

Fase Regenerativa Depurativa/Cicatricial – Sistema Nervioso Parasimpático Activo – Fase Caliente (PCLB)

Psique – Sensación de alivio.

Sistema Vegetativo – Vagotonía disminuyendo, descanso durante la noche, regreso del apetito, regulación de peso al ser eliminado el edema, extremidades tibias.

Cerebro – Lenta disolución de los anillos edematosos, eliminación de líquido y acumulación de células de glía que reparan el tejido conectivo para reestablecer la sinapsis de las células nerviosas.

Órgano – Eliminación de residuos del proceso, cicatrización del tejido (sintomatologías terminadas con “osis” (acumulación de tejido)).

Hay algunas excepciones a este proceso natural: quedarse atascado en la simpaticotonía permanente, ya sea por incapacidad de cubrir la necesidad o por la acumulación de varias activaciones lo cual hace que el organismo este COMPLETAMENTE despierto, esto termina en muerte por fatiga biológica; la otra excepción son los rieles, los cuales mantienen activo el programa o en fase reparativa permanente.

Cuando hay activación de un SBS al mismo tiempo que hay otro proceso en Pcla, el segundo detiene su evolución y se cronifíca, lo mejor es empezar a cubrir suavemente la necesidad del primero y cuidar que no evolucione de pronto y a prisa el proceso cronificada que había estado detenido.

Enfermedades calientes y frías, inseparables: La medicina convencional identifica alrededor de 500 enfermedades frías y 500 calientes, lo que no muestran es que en realidad son distintas etapas de un mismo proceso biológico. Una enfermedad fría siempre precede a una enfermedad caliente, una enfermedad caliente siempre fue precedida por una enfermedad fría. Los tumores de fase activa son tumores fríos, mientras que los de fase de solución son caliente.

Medicación e interferencias: “Es importante  apuntar que para apoyar y suavizar el proceso de curación, todas las medicaciones que puedan aliviar síntomas deberían ser consideradas, el médico de la nueva medicina no está opuesto a la medicación aun entendiendo que la madre naturaleza ya ha optimizado todos los procesos”; el médico de la NMG aprende como utilizar cada medicamento según la fase en que se encuentra la persona y siempre con la finalidad de aliviar síntomas o hacerlos más leves, no para detener el proceso curativo.

A través de los años los biólogos ha ido comprobando que los animales, incluidos los humanos, ha logrado sobrevivir gracias a la coexistencia de diversos microorganismos que trabajan en ciertos procesos reguladores del organismo, esta es la razón por la cual el uso indiscriminado de antibióticos es ajeno a la salud.

La perspectiva cuántica revela que el universo es una integración de campos de energía interdependiente, una señal energética va a generar efectos según la zona donde es liberada, por desgracia la mayoría de los fármacos no poseen esta especificidad, cuando se toma un medicamento para la reducción de cierto síntoma en determinada parte del cuerpo, los receptores de todo el cuerpo que son compatibles con la sustancia ingerida se activaran y todo el organismo recibirá dicha medicación. Las frecuencias electromagnéticas son 100 veces más eficaces a la hora de transmitir información que las físicas como lo serían las sustancias químicas en general, de hecho la transmisión de información a nivel químico genera un increíble gasto de energía a comparación de cuando se hace de modo eléctrico.

La súper simpaticotonía es generada por elementos a los cuales diariamente estamos expuestos como: transgénicos, vacunas, campos electromagnético, entorno, etc.; todos estos elementos son simpaticotónicos y generan excitotoxinas, estos elementos pueden aumentar considerablemente la intensidad de la fase de estrés que provenga de una condición preexistente provocada por un evento determinado. La persona con un SBS en fase de estrés que esté constantemente expuesta a estos elementos incrementa el estrés que presenta su sistema nervioso simpático y la dificultad para encontrar una solución real a la activación.

Cuando el organismo se encuentra en estado de estrés, este resulta afectado por completo, pues de los dos procesos vitales del organismo (crecimiento y protección), sólo se puede dar uno si el otro no esta en funcionamiento; mientras el estado de protección este requiriendo de toda la energía del cuerpo para adaptarse a una situación este no puede crecer, evolucionar o repararse, sino sólo sobrevivir.

El organismo tiene dos sistemas de protección: el primero se denomina HPA (Hipotálamo- -Hipofisario-Suprarrenal), consiste básicamente en que ante una señal de peligro, el hipotálamo lanza una señal a la hipófisis para activar la respuesta de huida o lucha que hormonalmente es estimulada por las suprarrenales, al ser segregadas ciertas sustancias, los vasos sanguíneos se constriñen para llevarlas a las extremidades, quienes normalmente pondrían fuera de peligro al individuo, cuando esto sucede, la sangre sale de las vísceras  y el proceso de crecimiento y regeneración se inhibe; mientras este sistema esta “apagado” el crecimiento y la reparación es estimulado.

El segundo es lo que conocemos como sistema inmune con sus funciones de comunicación entre el cerebro y microorganismos, este sistema requiere de una alta reserva de energía para funcionar, cuando el primer sistema de protección esta encendido, este segundo se inhibe; otra de las complicaciones de la activación del primer sistema es que el pensamiento claro se inhibe.

Las ondas electromagnéticas son altamente simpaticotónicas y destruyen la barrera hematoencefálica; la radiación se mide según sea absorbida por el tejido vivo y el hecho de estar expuesto prolongadamente con alta absorción daña el ADN, resultante de esto que los tejidos y órganos no funcionan óptimamente y el sistema de comunicación energética del cuerpo se ve afectado.

La barrera hematoencefálica está constituida por células endoteliales de la red capilar del sistema nervioso central y tiene la función de proteger al cerebro de entrar en contacto con sustancias con las cuales en condiciones biológicas ideales no tendría porque, al mismo tiempo que permite la entrada de los elementos esenciales que el cerebro necesita tener. Una sustancia o un cuerpo extranjero (vacunas, cirugía, transfusión de sangre) envuelto de grasa puede penetrar en el cerebro a partir de la médula espinal.

Con una alimentación más natural que privilegia las sustancias vagotónicas, el programa biológico se completa mejor y con más facilidad.

Comments are closed.